Preparar mi pyme para un 2020 recargado

Home   /   Preparar mi pyme para un 2020 recargado

Por Ruth Remesnitzky

Deje de luchar con lo que no puede cambiar y concéntrese en lo que sí puede: gestione riesgos y no problemas. ¿Cuál es la diferencia? ¿Qué es el riesgo? Es un hecho incierto que, de producirse, puede tener un impacto positivo o negativo en una persona o empresa. En cambio, el problema es un hecho cierto, que ya está presente, con un impacto negativo en una persona o empresa. El éxito en gran medida dependerá de gestionar mejor nuestros riesgos, mediante la anticipación y la información de calidad. Y para ello es necesario preguntarnos. ¿Qué información analizo, como y para qué? Identifico el riesgo, mido la probabilidad de ocurrencia e impacto y tomo una decisión.

 

Abra nuevos canales de financiamiento: bancos (público y privado), SGR, proveedores, financieras y siga atento en su rubro qué otra alternativa resulta conveniente.

 

Siga renovando las calificaciones bancarias y financieras que posee, y transmítales sus necesidades actuales y futuras. Si tiene mucha reciprocidad, ¡hágala valer!

 

Busque asesoramiento externo para expandir su Pyme y permitirle ampliar la mirada de su estructura económica-financiera.

 

Potencie el trabajo conjunto y extermine las islas sectoriales que perjudican la rentabilidad de su negocio. Desafíe y escuche atentamente a los miembros de su empresa con objetivos cruzados entre áreas donde trabajen aunadamente y podrá ver costos ocultos e incremento de la eficiencia que representan una mayor ganancia.

 

Ahorre costos y encuentre donde agregar valor. ¿Cómo? Alineando las estrategias productivas, comerciales, impositivas y financieras. Todos los días veo como estos costos pasan inadvertidos y tienen un impacto enorme en la rentabilidad de las empresas.

 

Conéctese con su pasión, con la razón por la cual conduce su empresa, con sus sueños, y todos los logros que ya tiene ganados, y sepa que ese es su motor. Cuídelo.

 

Brindo para que en 2020 sus empresas brillen como se merecen.

Diario El Economista – Fuente: Ir a la nota

Puede interesarle además: